Una de las tradiciones más arraigadas a las bodas celebradas en España, es la de la entrega de las arras, unas monedas que tienen un significado muy especial que ahora analizamos. ¿Qué son las Arras de boda? Significado y por qué son 13 ¿Dónde comprarlas?.

¿Qué son las Arras de boda? Significado y por qué son 13 ¿Dónde comprarlas?

Las arras de boda son una tradición originaria de nuestro país, y en concreto como parte de la ceremonia del matrimonio católico tanto en el rito romano como en el rito hispano. Su origen está en la Edad Medieval, y era un intercambio de monedas entre los contrayentes.

Trece es el número de arras que se utilizan, de oro o plata, ya que representan a Cristo y sus 12 apóstoles. Es una ceremonia dentro de la propia liturgia de la boda en la que el novio le da a la novia estas monedas para representar su responsabilidad como proveedor y su confianza en su futura esposa con sus posesiones materiales. Por lo general, se intercambian algunas palabras o votos. Su recepción de las monedas simboliza la dedicación y responsabilidad en el cuidado de estas posesiones. En realidad, no dejan de ser un símbolo de los bienes a compartir en el matrimonio.

Otras teorías aseguran que el hecho de que sean trece el número de arras que se utilizan, es porque estas representan trece palabras esenciales dentro del matrimonio que son:  amor, paz, compromiso, confianza, respeto, alegría, felicidad, proveer, cuidar, armonía, integridad, serenidad y cooperación. Otros creen que es representativo del calendario lunar de 12 meses y el 13 como la luna de miel. Cualquiera que sea la tradición, es una hermosa parte de la ceremonia de las bodas en nuestro país.

¿Quién compra las arras?

Los Padrinos de la boda suelen ser los encargados de comprar las 13 monedas para el novio. Esto significa que de alguna manera, los padrinos comparten su gran conocimiento con los novios antes de la boda sobre la vida y el matrimonio.

También, en las bodas actuales, existe la tradición de hacer que un niño o niña pequeño de la familia, sea el encargado de entregar las arras a los novios. De este modo, podemos hacer partícipe a uno de los pequeños asistentes a la ceremonia para darle un toque más especial y emotivo aunque no suele recomendarse, que el niño o niña sea muy pequeño ya que puede tropezar y caerse.

¿Dónde se pueden comprar?

Antiguamente, y en su origen, las arras eran auténticas monedas, pero hoy en día, están realizadas en oro y plata y suelen venderse en las joyerías. El precio de estas suele rondar los 100-130 euros, por lo que muchas parejas optan por utilizar monedas de verdad, e incluso algunas parejas utilizan las arras antiguas de la boda de sus padres ya que se tiene la costumbre también de que las arras deben ser regaladas, aunque hoy en día, la pareja puede optar por comprarlas por sí misma, o como decimos, conseguir las de algún familiar cercano o amigo.

¿Qué se hace con las arras?

Hasta el momento en el que se produce la boda, y sin son finalmente los padrinos quienes se encargan de comprarlas, las arras suelen guardarse en una pequeña caja decorativa. Los Padrinos presentan esta caja que contiene las 13 monedas al sacerdote durante la ceremonia de la boda. El sacerdote bendice las arras y se las da al novio que las vierte de la caja a las manos ahuecadas de la novia. La novia acepta las monedas y las vierte nuevamente en la caja. La novia a veces le devuelve la caja al Padrino hasta que termina la ceremonia.

Por supuesto, existen variaciones en la tradición, y de hecho si como ya hemos comentado, es un niño o niña quien se encarga de hacer entrega de las arras, suele llevarlas o bien en una pequeña bolsita o también es posible que las lleve en una bandeja. Al llegar a altar, o al lugar en el que se encuentran los novios, el pequeño/a, entrega las arras a la pareja y estos a la persona encarga de oficiar la ceremonia que las bendice y entonces ya se hace lo que hemos mencionado.

Bendición que se suele pronunciar al entregar las arras

Cuando llega el momento de la entrega de las arras, el sacerdote o la persona encargada de oficiar la ceremonia, suele pronunciar una bendición que aunque puede variar en función del tipo de boda que estemos celebrando viene a ser algo así como: 

Bendice ?, Señor, estas arras,
que (nombre de la novia y del novio) se entregan,
y derrama sobre ellos la abundancia de tus bienes.

Luego es el turno del novio que debe tomar las arras de las manos del sacerdote y mientras se las entrega a la novia dice lo siguiente: 

(Nombre de la novia), recibe estas arras
como prenda de la bendición de Dios
y signo de los bienes que vamos a compartir.

La novia las recoge y entonces debe entregarlas de vuelta al novio, diciendo lo siguiente: 

(Nombre del novio), recibe estas arras
como prenda de la bendición de Dios
y signo de los bienes que vamos a compartir.

Una vez han acabado de compartir las arras, puede que el sacerdote quiera añadir algunas palabras más como por ejemplo:

Al intercambiar estas monedas, _________ y ​​_________ esencialmente dicen: «Lo que es mío es tuyo y lo que es tuyo es mío». Bendigo estas monedas sabiendo que también simbolizan el bien ilimitado que el universo tiene reservado para esta pareja amorosa. Acepto esto por _________ y ​​_________, y así es, Amén.

Como hemos comentado este es un rito o tradición, muy arraigada a las bodas religiosas en España, aunque seguro que en alguna ocasión habréis estado en alguna boda o ceremonia civil donde también se ha realizado esta entrega-intercambio de monedas entre los novios, confirmando así que desde su origen, ha quedado como un simbolismo de compromiso por el cuidado mutuo de la pareja, y también, representa que una vez estén casados, el matrimonio compartirá todas sus posesiones.